Cuenta la leyenda, que el suegro de Leonard Malin le dio una parcela en la exclusiva zona de Mulholland Drive, sin embargo, no creas que fue el regalo perfecto pues la parcela estaba sobre una pendiente inclinada, donde nada podría construirse.

ABRAHAM CABABIE DANIEL. FOTO DE LA RESIDENCIA MALIN EN L.A.

Leonard Malin fue un joven ingeniero aeroespacial que no tenía el poder adquisitivo para sacar provecho de ese regalo de su suegro, sin embargo tuvo la suerte de encontrarse con un joven arquitecto de nombre John Lautner, discípulo de Frank Lloyd Wright.

ABRAHAM CABABIE DANIEL. FOTO DE LA RESIDENCIA MALIN EN L.A.

Con el boom de Hollywood y el deseo creciente de estar cerca de los famosos, la expansión que vivió la ciudad de Los Angeles, motivó a Malin a aceptar la loca propuesta de Lautner, la de edificar una casa voladora, cimentada sobre una columna de hormigón capaz de sostener toda la obra y romper la barrera de la pendiente.

Así nació uno de los proyectos más sobresalientes en materia arquitectónica. Una casa octagonal de 205 metros cuadrados. La estructura de la casa estaría formada por vigas de madera laminada sujetas al centro mediante un anillo de compresión hecho de acero, el cual va adherido a la columna de hormigón reforzado.

ABRAHAM CABABIE DANIEL. FOTO DE LA RESIDENCIA MALIN EN L.A.

Fue tanto el impacto de la casa, que Malin fue entrevistado por diversos medios de comunicación y ganó una popularidad digna de cualquier estrella de Hollywood además de muy buen dinero pues muchos realizadores de cine le rentaron su casa para distintas cintas.

Por su parte, Lautner se consolidó como uno de los arquitectos más visionarios y famosos de la nación. Una historia, sin duda, digna de Hollywood.

 

Abraham Cababie Daniel

Anuncios