Lejos de casa, en Grecia, y en un sincero intento por distanciarme momentáneamente del trabajo y por aquello que tenga que ver con la Arquitectura, me decidí por ir a un spa en Monemvasia. Fue así como di con Kinsterna Hotel & Spa, en medio de un hermoso campo de olivo, una rejuvenecida mansión con una cisterna a la que se le dio un nuevo uso y se convirtió en uno de los elementos más importantes dentro del concepto del lugar.

ABRAHAM CABABIE DANIEL. FOTOKINSTERNA HOTEL & SPA, GRECIA

Este lugar data del siglo XVIII en su mayor parte, porque en el siglo XIII se le hicieron adiciones. Hoy se conserva toda la estructura, no se le hizo ni un cambio siquiera a la fachada y todo lo que se le invirtió, es en el tenor de la iluminación y el inmobiliario en aras de que los visitantes pudieran hacer sus propias conjunciones en torno a la historia de lo que ahí aconteció.

ABRAHAM CABABIE DANIEL. FOTOKINSTERNA HOTEL & SPA, GRECIA

Como mencioné al principio de esto, el agua es sumamente importante dentro de la temática relajante del lugar. Originalmente la forma en la que cae el agua es utilizada para los enclaves del campo de olivo. Sin embargo, para este lugar se utilizó de forma que el agua recorriera todo el lugar.

ABRAHAM CABABIE DANIEL. FOTOKINSTERNA HOTEL & SPA, GRECIA

Primero se acumula por un momento y luego sigue su curso en una serie de caídas, como si fuese un río hasta llegar a una cisterna en la que los visitantes se pueden bañar.

ABRAHAM CABABIE DANIEL. FOTOKINSTERNA HOTEL & SPA, GRECIA

El interior del hotel está construido con largas piedras, que en las partes más altas se encorvan como si de acogedoras cuevas se tratara, pero conservan una sencillez apabullante, sin grandes lujos. Durante el día impresiona la falta de ventanas por donde entre la luz del Sol, pero en la noche hay una extraña luminosidad artificial, por supuesto, pero de gran elegancia.

Abraham Cababie Daniel

 

Anuncios