En los años 70, la construcción de un nuevo templo mariano en la Ciudad de México fue objeto de controversia desde el arranque de las obras: los fieles no se resignaban a abandonar la Antigua Basílica construida en el Siglo XVIII, aunque los daños causados por la inestabilidad del suelo al edificio, eran evidentes.

ABRAHAM CABABIE DANIEL. FOTONUEVA BASÍLICA DE GUADALUPE
ABRAHAM CABABIE DANIEL. FOTONUEVA BASÍLICA DE GUADALUPE

El descontento se agudizó el 12 de octubre de 1976, cuando se inauguró la nueva Basílica de Guadalupe, con su enorme estructura circular de 100 metros de diámetro y 10,000 metros cuadrados de construcción. Los visitantes se apresuraron a declarar que por lo menos que tenía una forma extraña para un templo católico.

Costaba trabajo acostumbrarse a sus paredes de concreto armado y el recubrimiento con láminas de cobre, que al oxidarse le dieron su característico color.

ABRAHAM CABABIE DANIEL. FOTONUEVA BASÍLICA DE GUADALUPE
ABRAHAM CABABIE DANIEL. FOTONUEVA BASÍLICA DE GUADALUPE

El arquitecto que encabezaba la obra, Pedro Ramírez Vázquez fallecido ya en 2013,defendió ante los medios de comunicación de entonces, que la forma de carpa que tenía la construcción era tan tradicionalmente religiosa como cualquier cúpula del periodo románico, del renacimiento o gótico. Incluso,nombró a la tienda que usaban los judíos en su peregrinar por el desierto o también simbolizar el manto de la Virgen, que protege a sus visitas.

ABRAHAM CABABIE DANIEL. FOTONUEVA BASÍLICA DE GUADALUPE
ABRAHAM CABABIE DANIEL. FOTONUEVA BASÍLICA DE GUADALUPE

A pesar de las críticas, el nuevo edificio cumplía mejor con su función principal: acoger a miles de peregrinos que la visitan de todas partes del mundo, pues permitiría que 10,000 personas visitaran y observaran la imagen de la Virgen de Guadalupe desde todas las posiciones y espacios dentro del templo.

Pensando en eso, los constructores proporcionaron un diseño diferente al altar, realizado en mármol y a varios niveles sobre la asamblea, además de instalar bandas transportadoras debajo para limitar el tiempo de observación cercano y que todos los visitantes pueden verla.

El proyecto comprende una nave central con un claro de 63 metros sin columnas intermedias, dos grandes capillas, nueve pequeñas; un sótano con más de 150nichos y 10 capillas para recordar a los que descansan ahí, además de diversos niveles para oficinas o dormitorios.

Abraham Cababie Daniel

Anuncios