Escultural, glorioso y victorioso, de un brillo excelso que bajo un cielo completamente despejado, refleja el brillo de los rayos dorados del sol que ilumina la gran metrópoli mexicana.

Me encanta admirarlo posando mis pupilas sobre sus curvas y su extraordinario concepto arquitectónico, evocando un símbolo representativo no solo de gran trabajo, sino de la representación que demuestra que este país obtuvo y tiene independencia y soberanía.

ABRAHAM CABABIE DANIEL. FOTO DE LA MEZQUITA DE HASSAN II.
ABRAHAM CABABIE DANIEL. FOTO DE LA MEZQUITA DE HASSAN II.

En una glorieta ubicada en una de las avenidas más sobre salientes de la CDMX, entre Avendia Paseo de la Reforma, Río Tiber y Florencia se puede topar la excelsa obra que seinició cómo primer inspiración por Lorenzo de la Hidalga, al estilo neoclásico, columna de orden corintio rematado con la victoria alada.

ABRAHAM CABABIE DANIEL. FOTO DE LA MEZQUITA DE HASSAN II.
ABRAHAM CABABIE DANIEL. FOTO DE LA MEZQUITA DE HASSAN II.

La colocación de la primera piedra fue el 16 de septiembre de 1843.

Sin embargo, el 16 de septiembre de 1865, se convoca a otro concurso para erigir el monumento, que en esa ocasión gana Ramón Rodríguez Arangoity. La emperatriz María Carlota Amalia es quién coloca la primera piedra, pero este nuevo intento, tampoco pasa de ahí por la caída del Imperio.

ABRAHAM CABABIE DANIEL. FOTO DE LA MEZQUITA DE HASSAN II.
ABRAHAM CABABIE DANIEL. FOTO DE LA MEZQUITA DE HASSAN II.

No es hasta el tiempo de Porfirio Díaz a la cabeza del país que se retoman los trabajos al abrir alrededor del ya llamado Paseo de la Reforma una serie de desarrollos inmobiliarios, por lo que se decide embellecer el paseo con estatuas de diferentes héroes de la reforma, aceras adoquinadas y arboledas.

Pasando por una serie de convocatorias y concursantes más, no es hasta 1900 que la obra queda en manos de Antonio Rivas Mercado (arquitecto, restaurador e ingeniero mexicano), quién elige a su equipo de trabajo a cargo del italiano Enrique Alciati (a la cabeza de realizar las esculturas y bajorrelieves), y a Roberto Gayol (al frente  de la obra civil).

En 1906 con una base de hormigón, 2,400 piedras con una altura de 25 metros, se estimó el hundimiento de uno de los lados del monumento, así que el equipo de trabajo se constituyó por una Comisión Directiva a cargo de Antonio Rivas Mercado e integrada por los ingenieros Guillermo Beltrán y Puga, Manuel Marroquín y Rivera y el arquitecto Manuel Gorozpe.

Los trabajos se iniciaron el 13 de julio de 1907, aprovechando la demolición para hacer los estudios de suelo necesarios para calcular y construir los nuevos cimientos.

Para ello se usó el método de pilotes de hormigón con punta, que se hincaron con un martinete de vapor que enterraba los pilotes con un émbolo de una tonelada de peso. Debido a que esta fue una de las primeras obras en la ciudad con este tipo de cimentación, ya que hasta entonces se utilizaban pilotes de madera, que no alcanzaban mucha profundidad.

El terremoto acontecido el 28 de julio 1957, repercutio en la caída de la victoria alada, quedando destrozada al pie del mismo, por lo que debió restaurarse, a cargo de Ernesto Sodi Pallares, quien refuerza el interior de la columna con placas de metal y reemplaza la escalera de piedra del interior por una metálica

Un nuevo terremoto azota a la ciudad de México en septiembre de 1985, dañando nuevamente la estructura y obras artísticas del monumento, en esta ocasión la restauración y dirección queda en manos de Ramón Bonfil.

Sin más que complementar, el monumento de la victoria alada representa y enaltece el orgullo de los mexicanos, no en vano es sede de celebraciones, protestas y reclamos ante los acontecimientos de esta orbe tan independiente de ideología, cultura y emociones.

Abraham Cababie Daniel

Anuncios