Inaugurado el 29 de agosto de 1966, este imponente complejo cumplió en 2016 cincuenta años de existencia. Hablo de nada menos que del edificio de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Chile, inspirado en las obras del arquitecto francés Le Corbusier y sede de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el cual es, sin duda alguna, una expresión contemporánea de belleza arquitectónica.

20170110_blog_abraham_cababie_cepal_de_la_onu_gran_sede_arquitectonica_3

El desarrollo tiene una amplia estructura de hormigón armado sostenida por 28 pilares, lo que provoca visualmente un impactante juego de volúmenes, característica ineludible del estilo de Le Corbusier empleado por Emilio Duhart Harosteguy, arquitecto responsable de tan bella pieza.

En esta obra se distingue la horizontalidad, que se ve reflejada de forma clara en la amplia ventana corrediza, así como en las proporciones de su tamaño. En su construcción se utilizaron materiales propios de la región como la arena y el cascajo del río Mapocho, lo que crea una catarsis plena entre construcción y el sitio donde fue edificada.

20170110_blog_abraham_cababie_cepal_de_la_onu_gran_sede_arquitectonica_2

Es importante resaltar el salón que se encuentra al costado poniente, paralelo al río, que se escogió como sede para entablar, desde su interior, el diálogo entre los representantes de las distintas naciones que ahí se reúnen. Dicho recinto conjuga de forma perfecta la relación entre río, cerro y cielo, debido al imponente ventanal que mencioné líneas arriba y que se eleva a través de las alturas. Fusión magistral a los ojos de quienes aprecian la belleza arquitectónica que produce el entorno.

Por todo lo anterior Duhart, sin duda alguna, debe ser considerado uno de los principales arquitectos y urbanistas latinos del siglo XX.

20170110_blog_abraham_cababie_cepal_de_la_onu_gran_sede_arquitectonica_1

La secretaria ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bácena, expresó en un discurso durante el 50 aniversario de la obra: «Este edificio es un hito arquitectónico, pero también histórico. De igual forma, la obra y misión de la CEPAL, profundamente arraigada en su gente y en su tierra, perdurará en el tiempo», palabras que evocan con fuerza la realidad de esta gran sede cuyo afán es la paz mundial.

Abraham Cababie Daniel

Anuncios